Sofia Loren, una historia de empoderamiento que trasciende

“Rezaba a Dios para que mi madre no viniese a buscarme al colegio: su belleza exagerada me hacía sentir vergüenza. Era demasiado rubia, demasiado alta y, sobre todo, no estaba casada. Yo en cambio era morena y delgadísima. Me llamaban palillo”, cuenta Sophia Loren, quien no se imaginaba entonces que años después sería la gran diva del cine italiano que deslumbraría en Hollywood.

Para la época su estructura física era tan delgada que muchos de los fotógrafos y directores de cine de la época la hacían a un lado por su figura.  “Imposible fotografiarla; tiene la cara demasiado corta, la boca muy grande y la nariz demasiado larga”, le dijo el productor a Carlo Ponti.

Creció con la firme convicción de que su cuerpo no era apto para la pantalla grande, toda su vida acomplejada por la escasez de sus curvas. Sin embargo, en 1962 ganó un Óscar a Mejor Actriz y otro honorífico en 1991.

A pesar de sus inconformidades con su propio cuerpo Sofia Loren, fue una mujer que se destacó no solo por su belleza sino por su espíritu y su determinación. 

¡En Figurella resaltamos la historia de mujeres valientes y empoderadas como tú! Queremos que el equilibro mente sana y cuerpo sano sea tu pilar de vida.