fbpx

Conoce el fitness acuático: Como terapia y como rutina

By admin
Date: 21-03-2019

Cada día estamos en busca de nuevas y mejores formas de cuidar nuestro organismo, lo que hace que existen multiples técnicas y alternativas en el mercado. Entre las más recientes está hot yoga y de la que les vamos a hablar hoy el fitness acuático que se ha puesto muy de moda. A muchas de nosotras nos encanta el agua, es más, algunas no podemos vivir sin ella, por eso nuevas técnicas nacen para que no solo te dediques a nadar, sino que de verdad tengas toda una rutina de ejercicios y saques todo el provecho de sus beneficios. El agua cuenta con propiedades únicas que logran, entre muchas otras cosas, relajar los músculos y la mente, combatir los ataques y estados de ansiedad y de preocupación, logra descomprimir las vértebras, ayuda con la movilización de las articulaciones, mejora el sistema cardiovascular y la circulación sanguínea, aumenta la resistencia física y hasta favorece en el proceso de pérdida de peso.

 

Entrando un poco más en detalle, lo bueno del fitness acuático es que es ideal para aquellas personas sedentarias o que sufren ciertas dolencias en las articulaciones o músculos puesto que esta práctica no tiene contraindicaciones; además se puede realizar casi a cualquier edad y en algunos casos durante el embarazo (dependiendo de cada mujer en particular y según recomendaciones médicas); y como si fuera poco, el hecho de sumergirse en el agua es ideal para calmar el estrés.

 

Cuando te sumerges en una piscina de agua cálida – a una temperatura oscilante entre los 28 y los 31 ºC – el organismo está recuperando la vitalidad, salud y energía que necesita para una vida llena de bienestar. Si en el gimnasio usamos pesas para realizar ejercicios de fuerza, en el agua utilizamos la fuerza y resistencia de la misma; ¿Cómo funciona? Al sumergirte en el agua, el cuerpo disminuye su peso corporal en casi un 90%, por eso en la mayoría de los casos nos sentimos más livianas. Pero ¿cuáles ejercicios puedo realizar?
En Figurella te contamos algunos de los ejercicios o rutinas que podrías practicar bajo el agua: La carrera o el running, al igual que la marcha, es un programa básico de trabajo en el agua. Se trata de formas naturales de desplazamientos, de manera continua y cíclica, de apariencia sencilla y simple pero que requieren una gran coordinación motora. Los practicantes de esta disciplina se sitúan en la parte más profunda de la piscina, sin tocar el suelo en ningún momento. Estas sesiones son de gran intensidad y requieren de toda tu energía, los movimientos deben realizarse manteniendo un control y equilibrio correctos. Existen materiales de apoyo, como los cinturones de flotación, que ayudan a una mejor realización de los ejercicios.

 

Step acuático. Es una forma de entrenamiento que incorpora el step dentro del agua. La profundidad debe llegar al nivel de los codos. La actividad supone una gran resistencia y otorga una fuerza muscular en la parte superior e inferior del cuerpo. Es una clase de fitness grupal, con música y en piscina baja, por lo que no es necesario saber nadar. Se organiza en tres partes:

 

– Una entrada en calor
– Un momento destinado a los trabajos aeróbicos o localizados
– Un último tramo de relajación y estiramiento

 

Combina movimientos básicos de aeróbic, gimnasia y danza siguiendo las instrucciones de un profesional. Las bandas elásticas, los guantes, las pesas flotantes o las tobilleras son algunos de los recursos que emplea esta actividad; todos estos implementos aumentan la resistencia de los ejercicios y hacen las clases mucho más variadas y entretenidas.

 

Así que anímate, aprovecha una piscina, relájate y practica estos ejercicios. Conoce el fitness acuático: Como terapia y como rutina.